jueves, 22 de octubre de 2015

GANADORES DEL 15º CONCURSO NACIONAL DE CUENTO CORTO BABEL

En la ciudad de La Falda, a los quince días del mes de octubre de dos mil quince, en la sede de la BIBLIOTECA POPULAR BABEL, se reúnen los miembros del Jurado: LAURA ESCUDERO TOBLER, MATÍAS ALDAZ, M. CECILIA CRAVERO Y CAROLINA CONTINO, a los efectos de evaluar los trabajos preseleccionados y elegir  los cuentos finalistas del 15° CONCURSO NACIONAL DE CUENTO CORTO BABEL.

Por unanimidad, el jurado llegó al siguiente resultado:

MENCIÓN

LA EXPANSIÓN DEL UNIVERSO

de GUILLERMO GRIBAUDO
Villa Giardino - Córdoba
Del Jurado:
Con un registro de escritura cercano a la oralidad y una fluidez que logra correrse de la solemnidad literaria, el autor nos introduce en un mundo de desenfreno, aventuras y relaciones promiscuas. La tensión narrativa, visible, tracciona todo el tiempo hasta desembocar en un final enrarecido.

Fragmento:

"Este hotel se nos fue de las manos. La mala arrancó la noche en que me clavé un vidrio en la suela tratando de salir sin que nos vieran los fotógrafos, con una negra en una camilla y dos enfermeros".



gente

TERCER PREMIO
                                           
                                           AMORES MUERTOS
de DANIEL DE LEO
Pcia de Buenos Aires
Del Jurado: Con una prosa lacónica y por momentos cortante, el autor nos introduce con parsimonia en dos universos y clases sociales completamente diferentes, representados por los personajes que hacen avanzar el relato. El cierre, con un clima enrarecido, es resuelto por el autor con acierto.

Fragmento:

"Juntó los restos del pasto, ramas y hojas en una bolsa que dejo contra el poste del alambrado. Metió las herramientas en el canasto, las que podía guardar ahí, y ató al caño transversal la pala, el rastrillo y la bordeadora. Silbaba un tango viejísimo. Tenía la cara mojada de sudor y aureolas oscuras en las axilas".


El jardinero (1882) George Seurat
SEGUNDO PREMIO

SALIR AL PATIO

de MARIANA TRAVACIO
Pcia. de Buenos Aires

Del Jurado:Desde el comienzo, el autor logra una atmósfera perturbadora a través de una prosa ligera y sencilla. La historia de una familia disfuncional que parece vivir en otra dimensión, o en otro tiempo, es el argumento simple de este relato, pero una simple advertencia que estará presente en la totalidad de la narración, se transforma luego en algo determinante para todos sus personajes. La tensión narrativa bien lograda, es resuelta al final con extrañeza y ambigüedad.


Fragmento:

"Mi madre decía que había que tener mucho cuidado. Decía: la gente se enferma, hay que cuidarse. La enfermedad entra por la boca, por los ojos, por el estómago. Nos cuidaba mucho, para que fueramos sanitos. Así decía: Para que sean sanitos, los voy a cuidar".

Madre con niña en la playa

PRIMER PREMIO

INFINITO PUNTO ROJO

de DAMIÁN PULIZZI
Rosario-Pcia. de Santa Fe

Del Jurado: Por medio de una prosa envolvente y fluida, el autor nos introduce en lo que parece ser un día cualquiera del personaje principal, pero muestra hacia el final, un suceso que lo marcará para toda la vida. Es para destacar la manera diáfana en que está construida la historia, sin juegos ni rodeos. Esto le permite al lector acercarse a la ternura y también a la maldad trasmitidas por ese personaje principal. Es destacable la voz elegida por el autor, que avanza con un aliento certero, dejando percibir su búsqueda: un estilo claro y original.

Fragmento:

"Yo no tengo miedo a la noche. Ni a la oscuridad. Y menos que menos a quedarme solo.Cuando estoy solo pienso que alguien va a venir, y viene. Recien estaba en la pieza y pensaba: ya van a venir, ya van a venir, y al ratito llegaron del hospital. A veces tarda, si, pero siempre funciona".


Norma Schwarze Torres (pintora chilena)
    

CLUB DE LECTURA

La aventura comienza cuando el lector llega
 y lo recibimos con los libros abiertos... mate y factura. 

Este mes leemos y comentamos a SAMANTHA SHWEBLIN, argentina, nacida en Buenos Aires en 1978. Premio Casa de las Américas, Juan Rulfo, Fondo Nacional de las Artes, Haroldo Conti y...más.


Para acercarse al horror, no es necesario ver sangre, ni muertos, ni zombis, basta con que la escritora apunte a tus propios miedos... A estas conclusiones llegamos en el último encuentro.


Ubicados los personajes en escenarios que todos conocemos: una estación de tren, un boliche, una juguetería, un baño al costado de la ruta, una casa alquilada para pasar el verano... y enfrentados   esos personajes a situaciones cotidianas...  de pronto, en la trama, se abre una brecha y la realidad que esperamos que se nos cuente, aquella a la que estamos cómodamente habituados, cambia de matiz imperceptiblemente, algo nos perturba... algo se distorsiona... Y, sin embargo, muchos de los cuentos ni siquiera son "fantásticos".

Al ritmo de los diálogos que, por momentos recuerdan un guión cinematográfico, y con un estilo preciso y ágil, recorremos el universo de cada cuento. En ese universo la trama se abre camino, sin concesiones, hasta llegar a nuestros propios miedos y hacer que los miremos de frente, que los reconozcamos. Y es entonces, cuando sentimos el escalofrio.

 ¿Hay misterio? Sí. El misterio que encierra el mundo de cada cada uno de nosotros y que originó las diferentes las interpretaciones ante una misma historia.



Un fragmento del cuento PERDIENDO VELOCIDAD

"... Tego se hizo unos huevos revueltos, pero cuando finalmente se sentó a la mesa y miró el plato, descubrió que era incapaz de comérselos.

—¿Qué pasa? —le pregunté.
Tardó en sacar la vista de los huevos.
—Estoy preocupado —dijo—, creo que estoy perdiendo velocidad.
Movió el brazo a un lado y al otro, de una forma lenta y exasperante, supongo que a propósito, y se quedó mirándome, como esperando mi veredicto.
—No tengo la menor idea de qué estás hablando —dije—, todavía estoy demasiado dormido.
—¿No viste lo que tardo en atender el teléfono? En atender la puerta, en tomar un vaso de agua, en cepillarme los dientes… Es un calvario.
Hubo un tiempo en que Tego volaba a cuarenta kilómetros por hora. El circo era el cielo; yo arrastraba el cañón hasta el centro de la pista. Las luces ocultaban al público, pero escuchábamos el clamor. Las cortinas terciopeladas se abrían y Tego aparecía con su casco plateado. Levantaba los brazos para recibir los aplausos. Su traje rojo brillaba sobre la arena. Yo me encargaba de la pólvora mientras él trepaba y metía su cuerpo delgado en el cañón. Los tambores de la orquesta pedían silencio y todo quedaba en mis manos. Lo único que se escuchaba entonces eran los paquetes de pochoclo y alguna tos nerviosa. Sacaba de mis bolsillos los fósforos. Los llevaba en una caja de plata, que todavía conservo. Una caja pequeña pero tan brillante que podía verse desde el último escalón de las gradas. La abría, sacaba un fósforo y lo apoyaba en la lija de la base de la caja. En ese momento todas las miradas estaban en mí. Con un movimiento rápido surgía el fuego. Encendía la soga. El sonido de las chispas se expandía hacia todos lados. Yo daba algunos pasos actorales hacia atrás, dando a entender que algo terrible pasaría —el público atento a la mecha que se consumía—, y de pronto: Bum. Y Tego, una flecha roja y brillante, salía disparado a toda velocidad.
Tego hizo a un lado los huevos y se levantó con esfuerzo de la silla. Estaba gordo, y estaba viejo. Respiraba con un ronquido pesado, porque la columna le apretaba no sé qué cosa de los pulmones, y se movía por la cocina usando las sillas y la mesada para ayudarse, parando a cada rato para pensar, o para descansar. A veces simplemente suspiraba y seguía. Caminó en silencio hasta el umbral de la cocina, y se detuvo.
—Yo sí creo que estoy perdiendo velocidad —dijo..."







domingo, 4 de octubre de 2015

15º CONCURSO DE CUENTO CORTO BABEL



Al 20 de septiembre, más de 200 narrador@s habían enviado sus cuentos desde casi todas las provincias de nuestro país.

Ahora, los 20 cuentos preseleccionados, esperan la decisión del Jurado que se expedirá el 15 de octubre.

Unos días más de paciencia y  mantengan las esperanzas hasta conocer el resultado final.






Segunda vuelta de  INDIVISIBLES
INDIVISIBLES es una feria de literatura en diversos formatos y soportes, de gestión autónoma e independiente. Tiene como objetivo la difusión de producciones literarias que están fuera del circuito comercial y de nuevos modos de editar y publicar. 
También, es un encuentro entre autores, lectores, gestores, artistas y la comunidad.
La jornada estará acompañada por lecturas, teatro, música y alguna cosita más. 
Habrá bufet con precios amables!