miércoles, 23 de julio de 2014

SALA DE LECTURA

CORTÁZAR 1914-2014

Un siglo durante el cual muchos han escrito sobre su vida menos él mismo. Ni autobiografía ni memoria. 
Sin embargo, sus recuerdos, pensamientos y emociones quedaron dispersos en papeles y papelitos como ecos extraviados que juntos pueden crear una especie de "autorretrato", a partir del álbum biográfico Cortázar de la A a la Z (Alfaguara).
Un libro que es un doble homenaje al escritor argentino, porque se ha recreado esa "autobiografía" en 19 pasajes, como una rayuela. Y como los capítulos de la novela, intercambiables, para acercarnos a su vida en el orden que elijamos.

santosdominguez.blogspot.com

“Qué familia, hermano. / Ni un abuelo comodoro, ni una carga / deca / balle / ría, / nada, ni un cura ilustre, un chorro, / nadie en los nombres de las calles, / nadie en las estampillas, / minga de rango, / minga de abolengo, / nadie por quien ponerse melancólico / en las estancias de los otros, / nadie que esté parado en mi apellido / y exija de la estirpe / la pudorosa relación: ‘Aquel Cortázar, / amigo de Las Heras…’. / Ma qué Las Heras, / no tuvimos a nadie, ni siquiera / en Las Heras (la Penitenciaría / que ya tampoco existe, me contaron”... (1)
“Mi casa, vista desde la perspectiva de la infancia, era también gótica, no por su arquitectura sino por la acumulación de terrores que nacía de las cosas y de las creencias, de los pasillos mal iluminados, y de las conversaciones de los grandes en la sobremesa”... (4)
“Te quiero, país tirado a la vereda, caja de fósforos vacía, / te quiero, tacho de basura que se lleva sobre una cureña / envuelto en la bandera que nos legó Belgrano, / mientras las viejas lloran en el velorio, y anda el mate / con su verde consuelo, lotería del pobre, / y en cada piso hay alguien que nació haciendo discursos / para algún otro que nació para escucharlos y pelarse las manos. (…) Te quiero, país, pañuelo sucio, con tus calles / cubiertas de carteles peronistas, te quiero / sin esperanza y sin perdón, sin vuelta y sin derecho, / nada más que de lejos y amargado y de noche”.... (16)

“Todo aquel que vive bien despierto sueña mucho, tiene una carga onírica particularmente densa. ¿Por qué no creer, entonces, que la relación recíproca es también válida, y que hace falta soñar mucho – es decir, aceptar y asumir los sueños- para vivir cada vez más despiertos? (…) Creo que el hombre debería ir al encuentro de su doble nocturno, desterrado y perseguido, para traerlo fraternalmente de la mano, algún día, y hacerle franquear a su lado las puertas de la ciudad”... (15)
Texto basado en un artículo de http://cultura.elpais del 2014/02

No hay comentarios: